NUEVO LIBRO SOBRE EL ESTADO DE LA CUESTIÓN EN INTELIGENCIA REGIONAL

La Universidad Nacional de Inteligencia de los Estados Unidos acaba de publicar la obra colectiva hemisférica Gestión de Inteligencia en las Américas, enjundioso primer volumen, en idioma inglés, y con próxima edición (electrónica e impresa) en español. La obra fue editada por el norteamericano Russell Swenson y la chilena Carolina Sancho Hirane, profesora de la Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos-ANEPE (el CAEN de Chile).

Por el Perú, escribe en el libro Andrés Gómez de la Torre junto a Arturo Medrano Carmona, licenciado en Ciencia Política, como asistente de investigación. En el libro, Gómez de la Torre hace algunos comentarios sobre la gestión de Inteligencia en la región en el contexto de diversas crisis y escándalos recientes suscitados sobre la materia en Argentina, Colombia y en nuestro medio. En el caso peruano, deja ver el experto que no se avizora nada muy positivo o necesariamente gratificante sobre la crisis de la DINI y la situación de nuestro Sistema de Inteligencia.

Pero dejemos que el mismo autor nos de sus comentarios. A continuación reproducimos la opinión de Gómez de la Torre sobre dicha importante obra:

 2015: AÑO DE INTENSO DEBATE ACADÉMICO EN INTELIGENCIA

Por Andrés Gómez de la Torre  Rotta

Luego de tres gruesos volúmenes aparecidos entre los años 2003, 2004 y 2009, aparece el mayor esfuerzo colectivo hemisférico efectuado acerca de estudios sobre Inteligencia en las Américas. Este nuevo aporte se hace realidad este 2015 gracias a estamentos académicos oficiales de los Estados Unidos vinculados al sector seguridad. Así pues, Gestión de Inteligencia en las Américas es un trabajo que puede ser calificado de monumental, y que difícilmente podría ser replicado en la parte sur de nuestro hemisferio, aunque están en buena marcha dos nuevas e inminentes obras colectivas (una iberoamericana del Instituto Gutiérrez Mellado–IUGM y otra exclusivamente sudamericana) de muy próxima publicación. Esto coadyuvará a llenar el tradicional vacío bibliográfico que caracteriza a los asuntos de Inteligencia.

Reconocemos el gran esfuerzo desplegado por los profesores Russ Swenson y Carolina Sancho, esta última quien estuvo recientemente en Lima en calidad de expositora del seminario sobre Inteligencia Estratégica llevado a cabo en abril pasado entre FLACSO-Ecuador, RELASEDOR y el Instituto de Estudios Internacionales-IDEI de la PUCP.

Las crisis de inteligencia generan oportunidades. Esto se ha hecho más visible en los luctuosos y complejos procesos sucedidos recientemente en Colombia, Argentina y Perú, países de la región y del continente que en estos últimos años han hecho más visibles las vulnerabilidades de sus procesos de institucionalización de Inteligencia, particularmente el año en curso en Argentina y Perú.

Sin embargo, no todo es opacidad: hay avances sigilosos que muestran que inexorablemente los países del área caminan  en la dirección correcta. Por ejemplo, el año pasado fue promulgada en Paraguay (Gaceta Oficial, 22 de agosto de 2014) la nueva Ley N° 5241 del SINAI (Sistema de Inteligencia del Estado); mientras que el 15 de enero pasado fue presentada en el congreso uruguayo la iniciativa legislativa del senador Pedro Bordaberry (‘Vamos Uruguay’), proyecto de ley que regula el Sistema de Inteligencia del Estado y crea la Secretaría Nacional de Inteligencia. En el caso Paraguayo, la ley contiene un glosario, principios y un acápite de protección de derechos y garantías. Es decir, contenidos típicos de una autógrafa adaptada a tiempos de Estado de Derecho y realización de actividades de inteligencia. Así, anota su Título IV, artículo 24°, el carácter excepcional de la actividad de Inteligencia en democracia, asumiendo la embrionaria doctrina jurídica latinoamericana aplicable (José Manuel Ugarte).

En el caso uruguayo, el proyecto de ley señala en su Exposición de Motivos el acertado enfoque en el sentido de que hubo un frustrado intento de reorganización (de Inteligencia nacional) que fue anunciado pero nunca concretado. También es destacable en dicho proyecto una loable intención de crear una Comisión Bicameral de Supervisión del Sistema de Inteligencia del Estado.

Asimismo, por el lado argentino también vemos luz al final del túnel. Por ellos es que saludamos el discurso político inicial de la presidente Argentina Cristina Kirchner cuando acuñó la idea y planteamiento de deuda pendiente de la democracia, desde 1983, al referirse al tema de la reforma de la Inteligencia nacional, lo que tuvo que ver con la decisión política de inicios de año para desactivar la Secretaría de Inteligencia, crear la nueva Agencia Federal de Inteligencia (AFI), procediendo paralelamente a la reforma de la Ley N° 25.520 de 2001. Dejamos constancia de lo discutible e imperfecto que pueda haber resultado para efectos prácticos posteriores estas convenientes e iniciales señales y expresiones en el esfuerzo del Gobierno.

 Y nos queda, finalmente, nuestra casa, en el contexto de una sobresaltada reorganización de la DINI, con  pronóstico reservado, en medio de una Comisión de Reorganización conformada por el Poder Ejecutivo en marzo pasado que tiene vida corta y que tendrá que establecer parámetros para readecuar los marcos normativos y de gestión del ente principal de inteligencia. También tenemos varios proyectos de ley acumulados en la Comisión de Inteligencia del Congreso (seis en total), donde se encuentran adicionalmente dos Informes elaborados (en mayoría y en minoría) que tendrían que ser discutidos en el pleno para esclarecer hechos vinculados con las labores recientes realizadas. Complica el asunto la intervención del Ministerio Público, por intermedio de su 46° Fiscalía Provincial Penal de Lima, y del Tribunal Constitucional, que conoció de una demanda de inconstitucionalidad contra dos artículos del Decreto Legislativo Nº 1141 de 2012. No puede existir escenario menos caótico que el presente para nuestra Inteligencia, tan magullada por un sinuoso proceso de reconstrucción en democracia en los últimos quince años, que falla, en buena parte, por la falta de persistencia y continuidad en las políticas trazadas y en la inadecuada aplicación e interpretación de los marcos normativos, aspecto que no escapa a otras realidades del entorno.

En el Perú se desliza la necesidad de refundar la Inteligencia otorgándole al órgano principal un carácter más estratégico y de elaboración de productos vinculados a la prospectiva. En Chile sucede, paradójicamente, lo inverso: luego de los atentados al metro de Santiago perpetrados por grupos extremistas (2014) la polémica gira alrededor de modificar la Ley N° 19.974 de 2004 para otorgarle mayores facultades operativas a la ANI (Agencia Nacional de Inteligencia).

En suma, el libro es un aporte fundamental para un sobresaltado y muy diverso contexto como el que vivimos en la Inteligencia regional, hemisférica y continental y donde el debate público resulta ser prioritario.

Para consultar la edición electrónica se puede hacer click en el siguiente enlace:

http://ni-u.edu/wp/national-intelligence-press/globalperspectives/

 

 

 

Comenta en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *